Cerrar la canilla de los y las investigadoras que se van al exterior y convencer a los jóvenes de que la ciencia y la tecnologí­a son una carrera posible: esas son las primeras tareas que se propuso la presidenta del directorio del Conicet, Ana Marí­a Franchi, para recomponer al organismo. El Conicet, aseguró, no sólo sufrió un enorme desfinanciamiento, sino el intento de desprestigio por parte de funcionarios de la gestión anterior.

En comunicación telefónica con Unidiversidad, esta doctora en Quí­mica Biológica que en unos meses cumplirá cuarenta años de trabajo en el Conicet dijo que su nombramiento le produjo una enorme alegrí­a, pero al mismo tiempo algo de temor por la  responsabilidad que significa poner de pie un organismo maltratado durante la gestión de Mauricio Macri.

Franchi aseguró que la situación del organismo emblema de la ciencia y la técnica en Argentina es delicada, pero destacó que tiene a su favor a un gobierno que lo considera clave para el desarrollo. Dijo que colaborarán en los temas que necesitan atención urgente, como el Plan contra el Hambre, que impulsará la coordinación con el resto de los organismos y las universidades y que buscará federalizar la tarea cientí­fica.

La investigadora también recalcó la necesidad de que el Conicet tome posturas claras frente a falsas noticias que se repiten como verdades y que trabajarán en temas relacionados con el agua, el medio ambiente y hasta la minerí­a. Aquí­, un extracto de la charla con Unidiversidad.

Ante los despidos, investigadores tomaron el Ministerio de Ciencia

Investigadores, estudiantes y docentes ocuparon desde este lunes 19 de diciembre el Ministerio de Ciencia y Tecnologí­a (Mincyt) en rechazo a los recortes presupuestarios y despidos en el Conicet, y la restricción en el ingreso de becarios. La ocupación se realizó en forma pací­fica y la medida se mantendrá al menos hasta que los manifestantes sean recibidos por las autoridades.

 

La herencia

¿Cuáles son las problemáticas centrales que enfrenta el organismo, después de años de desfinanciamiento?

Encontramos una deuda material y otra con los trabajadores y trabajadoras. Tenemos retrasos en los pagos de las partidas, debemos plata a las unidades ejecutoras, a las que se les complica mantener el dí­a a dí­a; la mayorí­a de las obras están paradas y tení­amos el tema de las becas, que se fue solucionado con la decisión del presidente Fernández de aumentar el estipendio. Además, tenemos atraso en los subsidios, que es el dinero que utilizamos para hacer investigación, los salarios están entre los más bajos de la región y actualmente cobramos el 60 % de lo que se cobraba en diciembre de 2015. Y el otro punto muy importante, que es nuestra siguiente urgencia, es el de los ingresos a las carreras del Conicet, tanto de investigador/a cientí­fico como la del personal de apoyo, que en los últimos años fueron restringidos, lo que hizo que muchos jóvenes muy preparados no pudieran ingresar y optaran por irse del paí­s o por trabajar en puestos para los que están sobrecalificados. Ambas carreras están muy retrasadas y este es otro punto importante de esta mala herencia que recibimos.

¿Cuál es el plan para intentar revertir estas problemáticas?

Hay que tener en cuenta que se recibió un paí­s endeudado y empobrecido, entonces tenemos urgencias para poder seguir trabajando y otras que estamos planeando a mediano y largo plazo. Entre las urgencias, el estipendio de las becas fue resuelto y lo otro es el ingreso, que para nosotros son dos señales importante para que los jóvenes vuelvan a creer que ciencia y tecnologí­a es una carrera para ellos. Entonces, ahora las becas les van a permitir vivir y queremos que un porcentaje de las personas que se presentan al ingreso de la carrera, tanto de investigador/a como de personal de apoyo, tengan la oportunidad de ingresar, pero para eso necesitamos un aumento de los cargos y es lo que estamos tratando de conseguir. A partir de ahí­, tendrí­amos que actualizar los subsidios. También está el tema salarial, que hay que empezar a plantearlo porque está mal.  

Por el recorte, sólo 10 becarios ingresaron al CCT Mendoza

Sólo 10 becarios ingresaron este año como investigadores al CCT Conicet Mendoza, cuando el promedio de los últimos perí­odos fue de 30 ingresos. La reducción está enmarcada en el recorte del presupuesto destinado a ciencia y técnica que provocó protestas en distintos puntos el paí­s, incluida la provincia, donde el miércoles 22 se realizará una movilización desde los Portones del Parque hasta la Legislatura.

¿Impulsarán la repatriación de cientí­ficos/as?

Siempre digo que si miro desde afuera cómo están mis colegas en Argentina me va a costar mucho volver, entonces primero tenemos que mejorar las condiciones del paí­s, y eso va a ser inspirador para los que están en el exterior. El Plan Raí­ces existe, no está caí­do, lo que pasa es que casi nadie se ha presentado, por eso creo que la mejor señal serí­a que las cosas empiecen a funcionar. Estamos tratando de cerrar la canilla de los que se van y que los jóvenes no opten por hacer un doctorado en el exterior, que es lo que pasó ahora. Si se dejan de ir, ya estamos resolviendo una parte importante del problema, y si desde afuera nos dejan de ver como un lugar donde hacer ciencia y tecnologí­a implica tanto sacrificio, entonces van a empezar a volver y ahí­ potenciaremos el Plan Raí­ces. Pero primero tenemos que mostrar que este es un lugar donde la ciencia y la tecnologí­a son una polí­tica de Estado. Las primeras medidas del gobierno de Alberto Fernández lo están mostrando, pero falta. Hay aspectos a resolver que dependen especí­ficamente del financiamiento y otros que requieren más un plan a mediano y largo plazo.

¿Por ejemplo?

La federalización, la articulación con otros organismos que hacen ciencia y técnica como Conea, Inti, Inta, Instituto del Agua, Antártico, entre otros, las universidades nacionales que son nuestros socios naturales porque muchí­simos/as investigadores/as del Conicet trabajan en las universidades. En este sentido, estamos recibiendo a rectores, directivos de los institutos, para tener una fluida relación. Lo mismo tenemos pensado con ministerios, con intendencias, porque hay demandas para resolver problemas y creo que los investigadores e investigadoras y técnicas podemos contribuir para resolverlos.

Habrá recomposición salarial para investigadores del Conicet

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente: CONICET / Publicado el 16 DE ENERO 2020 Este jueves 16 de enero, el Gobierno nacional anunció una recomposición de las becas doctorales y posdoctorales del Consejo Nacional de Investigaciones Cientí­ficas y Técnicas (CONICET), lo que demandará una repartición de 900 millones de pesos anuales.

 

Maltrato a las ciencias sociales

Teniendo en cuenta esta necesidad de que aporten a soluciones de distintas problemáticas, ¿hubo temáticas que fueron relegadas durante los últimos años en las lí­neas de investigación?

En los últimos cuatro años se maltrató al Conicet en general, pero se maltrató más a las Ciencias Sociales. Desde varios medios de comunicación, se habló en tono despectivo respecto de las temáticas que se investigan en Ciencias Sociales o Humanas y se preguntaban si habí­a que financiarlas o no. De hecho, el exministro del Interior, Rogelio Frigerio, se preguntó si era necesario financiar las ciencias, y dentro de ella a las sociales, que fueron las que más perdieron, las postergadas, porque aparecí­an como poco importantes frente a las ciencias más duras.

En este sentido, ¿fue una desilusión la actuación del exministro Barañao, que aceptó continuar en la gestión, según expresó, para consolidar lo que se hizo en años anteriores?

Fue decepcionante. No juzgo a las personas, pero hubo varios momentos durante la gestión que tuvo la oportunidad de irse dignamente; el último fue cuando dejamos de tener ministerio. Además hubo ataques hacia los investigadores e investigadoras que facilitaron lo que ocurrió en Ciencia y Tecnologí­a. Hablar de que el Conicet era inviable, que habí­a ciencia útil e inútil, de que voy a financiar lo que sirve, es decir que hay cosas que no sirven, porque si hay ciencia útil e inútil hay investigadores/as útiles e inútiles, la verdad es que fue feo, porque tanto el presidente del Conicet como el ministro eran investigadores, no eran interventores que vení­an de otra galaxia a decidir lo que estaba bien o mal. Era gente del propio organismo y eso fue doloroso.

'Argentina contra el hambre' se lanza hoy formalmente

El Gobierno formalizó hoy, por resolución publicada en el Boletí­n Oficial, la creación del Plan Nacional 'Argentina contra el Hambre' en la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Daniel Arroyo, con el objetivo de 'garantizar la seguridad y soberaní­a alimentaria de toda la población y familias argentinas, con especial atención en los sectores de mayor vulnerabilidad económica y social'.

¿Cuál es el mensaje que, en contraposición, usted quiere impulsar?

No existe en este momento un paí­s que progrese sin apostar al conocimiento. La mayorí­a de los paí­ses más desarrollados, esos a los que la gestión anterior decí­a que admiraba, como Australia o Israel, tienen una cantidad de investigadores/as que triplica o cuatriplica los de Argentina, y no lo hacen para tener un cotillón para mostrarse afuera, sino porque consideran que la ciencia y la tecnologí­a apoyan el progreso de una nación. Un paí­s como el nuestro necesita crecer para que todos estemos mejor, porque los últimos cuatro años fue pensado para que solo 10 millones estuvieran bien y los demás cayeran debajo de la lí­nea de pobreza o buscaran cómo irse. Entonces, si queremos un paí­s para todos y todas donde estemos mejor, la ciencia y la tecnologí­a son indispensables y, dentro de ellos, el Conicet es un actor importantí­simo.

¿Trabajarán en la búsqueda de propuestas para solucionar las grandes problemáticas?

El nuevo ministerio ahora es Ciencia, Tecnologí­a e Innovación, entonces la idea del ministro es que la innovación sea ambiental, productiva y social. Hemos puesto la semana pasado a los y las investigadoras a trabajar en los proyectos relacionados con la necesidad de paliar el hambre, también contribuir con el Plan de Lectura, con temáticas de energí­as sustentables, de grandes proyectos de energí­a que impacten social y ambientalmente. Estamos viendo temas que impacten a nivel federal, nos interesan todos los temas que los gobernadores y municipios nos señalen como importantes. La Argentina tiene un montón de problemas, no se lo voy a explicar a nadie, pero el tema de la pobreza, que puede ser abordado desde distintas lugares, es un tema que nos importa mucho.

¿Cuál será la colaboración especí­fica en este aspecto?

Por ejemplo, hay producción de ciertos alimentos enriquecidos que a lo mejor no tienen una producción que pueda cubrir todo el territorio, y podemos ayudar. Por ejemplo, tenemos en Tucumán un yogur enriquecido para niños y también para adultos mayores. Hay más de cien proyectos que se presentaron y que buscan colaborar con el programa contra el hambre.

 

Los pies en la tierra

¿Cómo cree que los ciudadanos perciben la tarea cientí­fica y cuál es la forma de acercar su labor a la vida cotidiana?

A pesar de todo lo que ocurrió en estos cuatro años, sigue habiendo –afortunadamente– un respeto hacia los cientí­ficos y las universidades. Primero tenemos un tema muy importante que es la difusión, porque hay muchas noticias falsas en ciencia que se repiten como verdades, y ahí­ me parece que los investigadores/as, técnicos/as y profesores/as universitarios tenemos la obligación de llegar a los medios con un lenguaje accesible, no desde la verdad absoluta, pero sí­ con la información que está comprobada sobre el tema.

¿Por ejemplo?

La noticia falsa más paradigmática es lo de antivacunas: hubo un trabajo publicado en una revista y, aunque los autores se retractaron, se generó un movimiento a nivel internacional donde los padres no vacunan a sus hijos. Semejante barbaridad parecí­a imposible de pensar hace unos años. Como ese tema, hay un montón; ahí­ tenemos la obligación de estar con un mensaje claro y es una forma de acercarnos. La otra forma es bajar al territorio a colaborar con los ministerios, donde nos demandan la posibilidad de que los investigadores se involucren y trabajen más en el llano.

Cientí­ficos del Conicet contra la reforma de la 7722

Marinao Masiokas, doctor en geografí­a e investigador del Ianigla, habló sobre el documento firmado por cientí­ficos del Conicet que se planta contra la modificación de la ley 7722 y propone alternativas para generar riqueza en Mendoza.

La pelea de la 7722

¿Cuál es la importancia del CCT Conicet Mendoza? ¿Hay cambios previstos?

Mendoza tiene un instituto de gran importancia e investigadores de renombre internacional. Hace poco se formó un Consejo Regional donde participan todos los directores de los CCT, donde seguiremos trabajando. Estamos viendo cambios a nivel de una mayor federalización en los CCT, que las evaluaciones no se hagan todas en Buenos Aires, estamos convocando a los directores/as para que opinen sobre algunos temas.

En Mendoza hubo un reclamo importante para restaurar la ley 7722, que prohí­be el uso de sustancias tóxicas en la minerí­a. ¿Cuál es la postura del organismo?

En este momento tenemos opiniones muy valederas porque vienen de investigadores/as con muy buena formación, de los propios institutos de algunos CCT. Eso se va a ir evaluando de a poco. La posibilidad de hacer una minerí­a sustentable que no contamine es una de las ideas del gobierno nacional y veremos cómo podemos colaborar con nuestras investigadoras e investigadores.

¿Trabajarán en un documento especí­fico que determine la postura del organismo? Porque en este momento hay investigadoras/as que tienen posturas antagónicas sobre este tema.

Todaví­a no está resuelto. Yo llegué el 15 de diciembre, recién trabajaremos con el directorio a mediado de febrero, y veremos. Por ahora, son opiniones personales.

Fuente: Unidiversidad >> lea el artículo original