El hot sale está al rojo vivo entre Avellaneda y La Boca. Pero por ahora están lejos de llegar a un punto en común. Las posturas están bien marcadas y -lógico- cada cual busca su mayor beneficio. Entre las últimas horas del martes y las primeras de este miércoles, la negociación viró. Y ahora, el jugador por el cual la dirigencia de Boca ya había avanzado no está más sobre la mesa de las conversaciones. Independiente retiró a Silvio Romero del posible trueque ya que pretende retenerlo y les ofreció a los de la ribera un intercambio mano a mano entre Cecilio Domínguez e Iván Marcone. El Xeneize, por su parte, quiere un 2x1: entrega a su volante, pero a cambio de Romero y Domínguez.

Todo varía de un momento a otro y lo más probable es que siga variando. Es parte del ida y vuelta de las charlas entre estos dos grandes para ver si logran coincidir y que ambos salgan beneficiados. Por el momento, la cuestión está estancada ya que la diferencia es importante y ninguno afloja.

Silvio Romero no iría a Boca y podría quedarse en Independiente. Foto: Marcelo Carroll

Si bien Boca cree que sumar al Chino Romero y al paraguayo le aportaría un valor agregado a su plantel, no se desespera ya que todo se inició por la necesidad que tiene Independiente de encontrar solución a los conflictos con algunos de sus referentes. Así y todo, en Brandsen 805 no se quedaron estáticos y le acercaron una propuesta contractual al goleador de la última Superliga. Pero no hubo acuerdo en ese sentido y la cuestión se fue enfriando.

La situación de Romero con Independiente está a punto de dar un giro inesperado: la relación entre el delantero y los directivos rojos se había resquebrajado tras el conflicto en Agremiados, pero retomaron el contacto recientemente y ya no se ponen como única solución encontrar una salida suya de Avellaneda. ¿Se queda? En la Comisión Directiva del Diablo confían en poder retenerlo.

Mirá también
Mirá también

Ivan Marcone, en el centro de un “plan canje” de jugadores entre Boca e Independiente

Si se termina yendo, sería la segunda vez en dos años que el club deja ir al goleador del torneo (Emmanuel Gigliotti se fue a Toluca de México siendo máximo artillero local). No quieren cometer dos veces el mismo error, que ya fue muy criticado en su momento. Si bien Romero trató de incumplidora a la dirigencia comandada por Hugo Moyano hace unos días y ya avisó que tiene ofrecimientos del exterior, no vería con malos ojos continuar por una cuestión familiar (el tratamiento médico que requiere su hijo complica la posibilidad de traslados y cambios). Eso sí: deberán ponerse de acuerdo en una rebaja considerable de su importante salario, ya que así como está firmado Independiente no puede afrontarlo.

Iván Marcone es fanático de Independiente y quiere jugar allí. Foto: Reuters

Si arreglan esto, Romero seguirá. Un guiño: el periodista partidario Martín Roldán publicó en Instagram una encuesta en la que les consultaba a los hinchas su opinión sobre una posible continuidad del atacante. Y el propio jugador votó de manera positiva...

Así las cosas, el Rojo ofrece a Cecilio Domínguez, su refuerzo más caro en toda su historia (6 millones de dólares), algo que en Boca no aceptan. ¿Y Juan Sánchez Miño? también quedaría afuera del plan canje ya que está buscando negociar su salida directamente con la CD de Independiente a cambio de la deuda. 

Mirá también
Mirá también

Denuncias cruzadas, “extorsión” y éxodo inminente: la guerra fría entre los futbolistas y la dirigencia de Independiente

La ilusión en Avellaneda de llegar a buen puerto en esta negociación se aferra al fanatismo de Marco por el escudo rojo. El mediocampista ya le levantó el pulgar a Lucas Pusineri y hasta estaría dispuesto a resignar un gran porcentaje de su sueldo. En Boca lo saben, aunque no están dispuestos a dejarlo ir así nomás.

FK

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original