Siendo una de las iniciadoras del proyecto de adhesión a la Ley Micaela en Catamarca, la diputada Adriana Díaz,  manifestó su satisfacción tras la sanción definitiva de la adhesión a la Ley  27.499 de “Capacitación Obligatoria en Género para todas las áreas que integran los tres poderes del Estado”, concretada ayer en la Legislatura de Tucumán, y resaltó que “la erradicación de la violencia de género es un tema urgente”. 

“Celebro que, tras los intentos antiderechos de vaciar de contenido la norma, finalmente se aprobara sin admitir la objeción de conciencia, lo cual hubiera tergiversado la finalidad de la ley”. Dijo la legisladora y agregó: “Tucumán es la única provincia del país que no había adherido a la ley, su sanción es un gran avance”.  

La diputada reconoció que: “costó mucho que se apruebe esta ley en la vecina provincia. Nos preguntábamos ¿quién puede estar en contra? Pues sí, hay fuertes resistencias de sectores que no quieren ver que con esta norma  se protegen o amplían derechos de mujeres y personas LGBTI.  Era inconcebible que, en la provincia del NOA con más femicidios producidos en la pandemia, no se reconociera esto”.  

“Se presenta la siguiente paradoja: quienes más se resisten a aprobar la adhesión son quienes más necesitan recibir la capacitación que marca la Ley Micaela”, reflexionó y resaltó: “Por esto creo en el camino de visibilización, de lucha constante, que iniciaron las mujeres, las feministas, las organizaciones de personas LGBTI, es una garantía para que se produzcan las transformaciones culturales y políticas necesarias”.

Más de
Ley MicaelaAdriana Díaz

Fuente: El Ancasti >> lea el artículo original