La impresión 3D, la investigación química y la ciencia de materiales se han dado cita en un nuevo hito de investigadores del MIT y de Harvard, que han podido incorporar microbios en objetos impresos en 3D para hacerlos más dinámicos.

Vivimos emocionantes tiempos en la creación de materiales.
Un grupo de científicos han creado que lo que han llamado materiales vivos híbridos (HLM), elaborados con algunos ingredientes inusuales, incluyendo microbios vivos que se tornan fluorescentes en colores llamativos dentro de la resina, propiciando una variedad increíble de patrones y diseños.

Los investigadores del MIT y Harvard han incorporado estos microbios vivos a un material dotado de 'instrucciones' químicas para que se produzca este fenómeno.
La resina se imprimió en 3D añadiendo a una parte secundaria productos químicos como una capa final es un hidrogel con microbios E.
coli de ingeniería, que comienzan a brillar en diferentes colores pasadas unas horas, localizados sobre las áreas hechas con resina absorbente.

Las carreteras pueden durar un 250% más gracias a un aditivo de grafeno

La razón de esto es que los químicos en las secciones concretas de los objetos se eligen específicamente porque activan ciertas respuestas genéticas en las bacterias, haciéndolas fluorescentes.
Al intercambiar diferentes productos químicos, microbios y estructuras de resina, los objetos se pueden programar para brillar en diferentes patrones y colores.

'Podemos definir formas y distribuciones muy específicas de los materiales vivos híbridos y los productos biosintetizados, ya sean colores o agentes terapéuticos, dentro de las formas impresas', dice Rachel Soo Hoo Smith, coautora principal del estudio.
Se fabricaron para estas primeras pruebas desde discos pequeños a máscaras faciales más grandes.

Según explican sus creadores, dicha técnica podría emplearse para lafabricación de dispositivos biomédicos, envases inteligentes que detecten la contaminación bacteriana y otras superficies que respondan a las señales ambientales.

La investigación fue publicada en la revista Advanced Functional Materials.

Fuente | New Atlas