Las picaduras de insectos como mosquitos, pulgas, moscas y garrapatas también pueden afectar la salud de tu mascota. La saliva de los insectos contiene un cóctel de sustancias entre las que se puede mencionar efectos anticoagulantes, vasodilatadores o anestésicos, además de producir reacciones alérgicas.

Los insectos conforman el grupo de animales más diverso del planeta. Se cree que existen alrededor de un millón de especies, 120 000 de ellas son moscas y mosquitos y 110 000 son abejas, avispas y hormigas. Algunas de estas especies puede provocar diferentes enfermedades; conocer los tipos de picaduras puede ayudar a buscar el tratamiento adecuado para la mascota.

Reacciones alérgicas

Algunas mascotas son muy sensibles a ciertas picaduras de mosquitos, en especial los que son de pelaje albino. En casos muy severos un brote de alergia por una picadura puede conllevar a un shock anafiláctico, pero esto es en muy pocos casos. Se debe estar atento al comportamiento del perro, ver si tiene dificultad al respirar o alguna hinchazón cutánea.

Mosquitos

Muy pocos saben que la picadura de mosquito puede provocar la 'enfermedad del gusano de corazón' a los perros. Esto ocurre cuando el insecto está infectado con el parásito Dirofilaria immitis, que puede llegar a vivir en los vasos sanguíneos. Cada parásito puede llegar a convertirse en un gusano de casi 30 centimetros de largo, lo que puede lesionar los pulmones, arterias y corazón. Es una enfermedad tratable pero es preferible tener bajo control los mosquitos que estén en el alrededor. Hasta ahora no existen pruebas de laboratorio que identifiquen la 'dirofilariasis'.

Garrapatas

Si se encuentra una garrapata se la debe sacar inmediatamente, esto reduce el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por la garrapata como la enfermedad de Lyme o Babesiosis. La enfermedad de Lyme es prevenible, se tiene que tratar al perro rápido. El riesgo de padecer la enfermedad aumenta a partir de las 48 horas de contacto entre el insecto y el perro. En el caso de la babesiosis o babesia, la infección puede pasarse por la picadura de la garrapata o por la mordedura de un perro infectado. La enfermedad puede aparecer en dos semanas.

Moscas

Las moscas son insectos que afectan a los perros; aunque no 'piquen' las moscas depositan sus huevos en la piel de la mascota, en especial donde exista alguna herida abierta. En cuestión de días los huevos eclosionan lo que genera una gusanera o miasis dentro de la herida. Las larvas dentro de la piel se entierran en las capas de la piel lo que provoca infección e hinchazón. Son más comunes en las estaciones húmedas.

Moscas de arena

A diferencia de la mosca ordinaria, la mosca de arena sí pica. La picadura de este insecto transmite un parásito protozoario que afecta a perros y a ciertos roedores. La Leishmaniasis puede producir úlceras dentro de la boca del perro y abundante secreción nasal. Esta enfermedad también la pueden contraer los humanos en ciertos casos, es importante saber que una persona no se infecta estando en contacto con un perro infectado. Esta condición es muy común en el Mediterráneo y Sudamérica.

Los perros son curiosos y juguetones por naturaleza así que es muy normal que en algún momento de su vida se tropiecen con insectos o simplemente el insecto pique a cualquier animal que esté descansando. Siempre es recomendable consultar con el veterinario si el perro presenta algún tipo de reacción ante una picadura. (I)

Fuente: El Universo >> lea el artículo original