Necesitaba mejorar Rafa Nadal tras dos encuentros sin brillo en el Open de Australia y, al fin, al balear se le vio disfrutar en la pista.
Desgraciadamente, tuvo que ser ante Pablo Carreño, amigo e incluso pareja de dobles durante la pasada ATP Cup, pero así es el tenis.
El duelo fraticida acabó de lado del número uno, que no tuvo mayores problemas para deshacerse del asturiano, antaño top 10 mundial, en tres cómodos sets (6-1, 6-2 y 6-4). Rafa no dio una sola opción a Carreño y solo perdió diez puntos con su saque, herramienta que poco a poco va afinando.
Las sensaciones a nivel general parecen mejorar, aunque habrá que esperar para sacar mejores conclusiones.
En la próxima ronda Nadal ya tendrá enfrente a un rival muy peligroso: Krygios o Khachanov.
Mejor este último, con dudas en todo, que el primero, que juega en casa y ya le ha comido la tostada varias veces.
Kyrgios se crece ante Nadal como muy pocos jugadores.
Calidad a raudales, pero mal encauzada.
Veremos quién toca.

Con su triunfo ante Carreño, Nadal acumula ya 18 partidos consecutivos ganándole a sus compatriotas. No tiene piedad del resto de la 'Armada'.
Fernando Verdasco fue el último en vencerle, precisamente en Melbourne, en la primera ronda del curso 2016.
Antes que él, David Ferrer.
'Lo siento por Pablo', dijo el balear, muy acalorado, a McEnroe en pie de pista tras el encuentro.
Rafa fue un torbellino y despachó el asunto en poco más de hora y media, muy fácil.
Ambos se conocen bien, pues comparten entrenamientos cuando la ocasión lo permite.
De esto fue el de Manacor el que sacó mayor ventaja.
Rafa acabó el enfrentamiento con altos porcentajes de primeros ganados (87%) y segundos (78%), una brutaliad. Además, estuvo certero y preciso en los intercambios, sobre todo con la paralela.
Apenas cometió errores no forzados, con siete acabó.
El examen lo aprobó con sobresaliente, si bien es cierto que se esperaba más de Carreño, un jugador notable que este sábado no compareció.

Por eso es preferible no tirar las campanas al vuelo con Rafa todavía.
Veremos contra próximos oponentes cómo se las ingenia.
El balear ya ha alegado cansancio en este torneo y con la constante acumulación de partidos esa sensación no va a desaparecer.
Se acerca la fase final del primer Grand Slam de la temporada y Rafa parece dar pasos al frente en su objetivo de igualar a Roger Federer, que en la jornada del viernes rozó la eliminación.
20 'majors' tiene el suizo, 19 el español...
y 16 Novak Djokovic, las espadas están por todo lo alto.
Nadal no concedió un solo punto de quiebre en contra.
El réves por fin parece adquirirle profundidad y en la red también se demostró sólido.
Carreño no entró en ritmo en ningún momento, bastante intimidado por la presencia de su compañero, al que no ha ganado nunca.
Con su saque, bastante bueno, tampoco pudo meterse.
Venía desarrollando una gran competición y, aunque perder contra Rafa siempre entra dentro de las previsiones, hacerlo de esta manera le deja con mal sabor de boca en su camino por recuperar parte del ranking perdido y volver a luchar contra los mejores en las grandes citas del calendario.