Hoy China celebra la Nochevieja del año lunar.
Pero en ningún lugar se ven las grandes aglomeraciones de gente haciendo las compras de última hora habituales de este día, equivalente a nuestra Nochebuena.
Y los pocos que van en busca de los víveres que les faltan lo hacen protegidos por mascarillas.
Estos días tratamos de salir lo menos posible de casa”, dice Li Guangfa a la entrada de un establecimiento de Carrefour en Shanghái muestra de que el miedo al coronavirus 2019 nCoV se ha propagado mucho más rápido que la infección.

Conscientes del peligro, las Autoridades también han decidido prevenir antes que curar.
Shanghái primero, y muchas otras grandes megalópolis y provincias chinas después —entre ellas Pekín, Tianjin y Guangdong—, han seguido los pasos de Hubei, epicentro de la epidemia, y han decretado hoy la emergencia sanitaria de nivel 1, la más elevada en una escala de cuatro.
Eso supone que la gran mayoría de eventos públicos queda cancelada, y que los lugares en los que se pueden registrar grandes concentraciones de gente deben permanecer cerrados.

Eso incluye cines, lugares turísticos de todo tipo —incluso la Ciudad Prohibida—, y hasta Disneylandia, que ha anunciado su clausura hasta nuevo aviso.

Además, en previsión de que la crisis se alargue en el tiempo, las Autoridades también han anunciado que las clases de los centros formativos y de las guarderías no se reanudarán al menos hasta el próximo 29 de febrero, y que muchas competiciones deportivas se cancelan hasta abril. “Si la epidemia sigue los pasos del SARS, llevará meses superarla”, reconoce un médico de Shanghái que prefiere mantenerse en el anonimato.
“De momento, aquí estamos listos para hacerle frente con éxito”, añade optimista.

En Wuhan, sin embargo, las imágenes grabadas por pacientes y sus allegados muestran una situación muy diferente.
Los hospitales están atestados, y uno de los vídeos más virales, grabado aparentemente por una enfermera pero cuya veracidad no se ha podido confirmar, deja ver varios cadáveres cubiertos con sábanas en el pasillo de uno de los centros sanitarios, donde también esperan muchos otros pacientes.

Las infecciones continúan aumentando inclementes: se ha confirmado que 887 personas están afectadas y 1.076 más, en observación

'Estas son las condiciones en las que tenemos que trabajar', critica la autora del vídeo.
En otros 'clips' se puede apreciar la tensión máxima y el cansancio extremo que sufre el personal sanitario, que hace todo lo posible mientras se construye apresuradamente un hospital de campaña.

Las infecciones, por su parte, continúan aumentando inclementes: se ha confirmado que 887 personas están afectadas por el coronavirus, y que 1.076 más se encuentran bajo observación.
En cualquier caso, lo que más preocupa es que el número de fallecidos se acerca cada vez más al de quienes se han recuperado de la enfermedad: 26 a 35.

Las principales ciudades chinas decretan la emergencia sanitaria más elevadaDisneylandia cierran sus puertas hasta nuevo aviso.
Las academias no abrirán al menos hasta el 29 de febrero'>

Además, China ha comenzado la construcción de un hospital específico para los pacientes infectados con el coronavirus de la ciudad de Wuhan.
Las autoridades esperan poder tenerlo listo antes del 3 de febrero, es decir, 10 días de carrera contrarreloj para poner en pie un área de 25.000 metros y 1.000 camas en un barrio periférico del oeste de la ciudad.
China ya hizo algo similar en 2003 cuando levantó en siete días un hospital para atender a los afectados por el Síndrome Respiratorio Agudo Severo que provocó 812 muertos en una treintena de países.