No más largas colas para abrazar a Mickey Mouse. Ni eternas esperas para subir a la Montaña Espacial. Sí, en Hong Kong también hay un parque de Disney. Y por primera vez, tras seis meses de protestas y convulsión en la ex colonia, entrar a una de las atracciones del parque es un paseo que no requiere más de 5 minutos de espera. ¿Qué pasó? El turismo está huyendo de Hong Kong, a un nivel que puede calificarse de catastrófico, salvo para los 'osados' turistas que siguen viajando y se encuentran con una ex colonia con precios de remate.

'Antes de junio, había colas de media hora para cada juego. Vinimos dos o tres veces desde entonces, y sólo nos tocó esperar cinco minutos en cada uno. Hay mucha menos gente, diría que cerca de un 60% menos', explicó The Associated Press Yunice Tsui, una residente de la ciudad que tiene un pase anual al parque de Disney y aprovechó la merma en público para darles un festín de Minni y la princesita Ariel a sus hijas de 7 y 4 años.

El caso del parque de Disney es solo un ejemplo.

En la Cumbre Victoria, un sitio turístico por excelencia de la isla, con vistas inmejorables del perfil urbano de Hong Kong, se ven restaurantes prácticamente vacíos. Desde junio, numerosos festivales y eventos han sido cancelados debido a la tensión generada por las protestas.

Hong Kong, que en condiciones normales recibe alrededor de 65 millones de turistas por año, recibió 2,3 millones menos de personas en agosto de 2019 comparado con el mismo mes del año pasado. Las cifras de septiembre todavía no se conocen, pero se descuentan que no serán mejores. La caída en la cantidad de visitantes se asocia en general a turistas de China que optaron por otros destinos en vez de ir a la isla.

Mirá también
Mirá también

Hong Kong: gobernadora humillada y un activista atacado a martillazos

Los manifestantes cargan panfletos que reparten en distintas partes de la ciudad que dicen: 'Ha llegado a una ciudad rota y desgarrada'. Partes de los inconvenientes económicos de la ciudad son causados por las actividades de los manifestantes.

En ciertas zonas, el subte suspende el servicio antes de horario (el cierre del servicio por lo general es a las 12 de la noche), lo que resulta en menos actividades nocturnas en los locales nocturnos.

Un cine vacío en Hong Kong. Las protestas significan un duro golpe económico para la ciudad. / AP

Las grandes disrupciones al tráfico y al transporte público provocadas por las marchas también son un elemento a tener en cuenta a la hora de explicar el impacto económico.

Por otro lado, quienes sí se animan a viajar hasta la isla se encuentran con promociones y descuentos impensados hasta hace poco. En una ciudad notoria por sus altísimos precios, la novedad es bienvenida por todos.

Winand Koch, un sudafricano que trabaja como maestro en Taiwán, visitó Hong Kong en los últimos días, y pagó 65 dólares la noche por una cómoda habitación de hotel. Cuando consultó por el precio hace algunos meses atrás, el precio era cuatro veces más caro.

Un grupo de turistas en la Cumbre Victoria. Los sitios más emblemáticos de Hong Kong sufren la caída de visitantes. /AP

'Fue una de mis mejores visitas a la ciudad, nunca la vi tan tranquila. No había que hacer cola para nada, y pudimos entrar a todos los lugares que queríamos', explicó. El día que se iba se topó de casualidad con una protesta mientras iba en busca de un tren para llegar al aeropuerto. A pesar de los inconvenientes, dijo que le gustó ser parte de algo 'histórico'.

'La gente fue muy amable, y de hecho nos ayudaron a atravesar toda la aglomeración. Inclusive nos dieron unas máscaras', comentó.

Mirá también
Mirá también

Pese a las demandas de los manifestantes, desde el gobierno de Hong Kong descartan debatir sobre sufragio universal

Más allá de que las protestas se han tornado violentas en algunas ocasiones, Hong Kong aún sigue siendo una ciudad tranquila. Se puede salir de noche siendo hombre o mujer sin temer por la inseguridad o la violencia. Tanto el gobierno de Estados Unidos como el de Gran Bretaña no han enviado mensajes a sus ciudadanos disuadiéndolos de viajar. Sólo aconsejan proceder con 'extremo cuidado'.

Un juego en el parque temático de Disney en Hong Kong sin cola. / AP

La merma en la intensidad de la ciudad no es una mala noticia para todos. Numerosos hongkoneses se sienten aliviados de poder moverse por la ciudad sin tantos embotellamientos, y ver su hogar con menos gente alrededor.

En un restaurante de la Cumbre Victoria, el analista Isaac Mercado, de 26 años, se maravillaba del panorama vacío delante de él.

'Solíamos ser una ciudad tranquila. Con menos turistas, de golpe puedo volver a ver la ciudad sin tantos aglomeramientos. Se empieza a parecer más a mi hogar, y no tanto un lugar tomado por turistas', concluyó. 

Fuente: The Associated Press

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original