• Los cosmonautas rusos de la Estación Espacial Internacional acaban de imprimir carne en el espacio por primera vez.
  • El 25 de septiembre, la startup israelí de tecnología de alimentos Aleph Farms llenó una nave espacial con pequeños frascos con células de vaca.
  • Cuando las células llegaron a la estación espacial, los cosmonautas las introdujeron en una impresora 3D, que produjo filetes delgados.
  • El experimento es una señal de que la carne podría cultivarse en ambientes hostiles en la Tierra.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La comida espacial es bastante mediocre, pero la tecnología está revolucionando lentamente la forma en la que comen los astronautas.
Mientras que los primeros astronautas en el espacio exprimieron sus comidas de tubos con forma de pasta de dientes, los astronautas de hoy se comen el helado y la fruta fresca, y sazonan sus comidas con sal y pimienta líquidas.

Pero todavía hay límites: cualquier cosa que pueda producir migas, por ejemplo, se considera peligrosa, ya que las partículas de comida pueden obstruir los sistemas eléctricos o los filtros de aire de una nave espacial.
La comida también debe durar un período prolongado de tiempo, en caso de que las misiones de reabastecimiento salgan mal.

Por ello, las compañías tecnológicas están experimentando formas de cultivar alimentos a bordo de una nave espacial.

A finales de septiembre, la startup israelí de tecnología alimentaria Aleph Farms supervisó el crecimiento de la carne en el espacio, con la ayuda de una impresora 3D.
El experimento no es completamente nuevo: Aleph Farms ha estado cocinando filetes cultivados en laboratorio desde diciembre de 2018, pero sugiere que la carne podría cultivarse en todo tipo de ambientes hostiles.

Cosmonautas 'dieron de comer' células de carne a una impresora 3D

Cosmonaut Oleg Kononenko on board of the International Space Station during the first experiment with 3D bioprinter in December 2018.
El cosmonauta Oleg Kononenko a bordo de la Estación Espacial Internacional durante el primer experimento con la bioimpresora 3D en diciembre de 2018. 3D Bioprinting Solutions

Para hacer su carne cultivada en laboratorio, Aleph Farms primero extrae células de una vaca a través de una pequeña biopsia.
Luego, las células se colocan en un 'caldo' de nutrientes que simula el ambiente dentro del cuerpo de la vaca.
A partir de ahí, se convierten en un delgado trozo de carne.

Quienes han probado el producto dicen que deja algo que desear, pero está destinado a imitar la textura y el sabor de la carne de res tradicional.

'Somos la única compañía que tiene la capacidad de producir carne totalmente texturizada que incluye fibras musculares y vasos sanguíneos, todos los componentes que proporcionan la estructura y las conexiones necesarias para el tejido', dijo el CEO y cofundador de Aleph, Didier Toubia, a Business Insider el año pasado.

Pero para cultivar la carne en el espacio, Aleph Farms tuvo que alterar ligeramente su proceso.

Primero, colocaron las células de vaca y el caldo de nutrientes en pequeños frascos cerrados.
Luego, los cargaron en la nave espacial Soyuz MS-15 en Kazajstán.
El 25 de septiembre, la nave espacial despegó hacia el segmento ruso de la Estación Espacial Internacional, orbitando a unas 250 millas de la Tierra.

Cosmonaut Oleg Kononenko on board the International Space Station during the first experiment with the 3D bioprinter in December 2018.
El cosmonauta Oleg Kononenko a bordo de la Estación Espacial Internacional durante el primer experimento con la bioimpresora 3D en diciembre de 2018. 3D Bioprinting Solutions

Cuando los frascos llegaron a la estación, los astronautas rusos, conocidos como cosmonautas, los insertaron en una impresora magnética de la compañía rusa 3D Bioprinting Solutions.
La impresora luego replica esas células para producir tejido muscular (la 'carne').
Las muestras regresaron a la Tierra el 3 de octubre, sin ser consumidas por los cosmonautas.

'Este experimento fue estrictamente una prueba', dijo a Business Insider Grigoriy Shalunov, gerente de proyectos de 3D Bioprinting Solutions.
En el futuro, dijo, la compañía espera proporcionar una fuente de proteínas para las misiones espaciales en la Luna y Marte.

Esta no es la primera vez que los alimentos se cultivan artificialmente en el espacio.
En 2015, unos astronautas cultivaron lechuga romana en la Estación Espacial Internacional.
La NASA ahora está desarrollando un 'jardín espacial' que puede producir lechuga, fresas, zanahorias y patatas en Gateway, una estación espacial que podría orbitar la luna.

El experimento es una señal de que la carne podría cultivarse en cualquier lugar de la Tierra.

La capacidad de imprimir carne en microgravedad no es solo una buena noticia para los astronautas.
También sugiere que se podría imprimir carne en ambientes extremos de la Tierra, particularmente en lugares donde el agua o la tierra son escasos.

Leer más: La Estación Espacial Internacional ya tiene una conexión a Internet más rápida que la de tu casa

Aleph Farms
Los filetes 'sin sacrificio' de Aleph Farms. Afik Gabay

Normalmente, se necesitan hasta casi 20.000 litros de agua para producir un solo filete de 1 kg.
Pero el cultivo de carne utiliza aproximadamente 10 veces menos agua y tierra que la agricultura ganadera tradicional.
La carne cultivada en laboratorio también es más rápida de producir: Aleph Farms llama a su producto un 'filete diminuto', porque lleva solo un par de minutos cocinarlo.

La necesidad de producir más alimentos mientras se conservan los recursos naturales es más importante que nunca.
Un informe reciente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas descubrió que nuestra industria alimentaria, incluida la tierra y los recursos necesarios para criar ganado, produce el 37% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

En una declaración a Business Insider, Aleph Farms dijo que su experimento espacial fue una respuesta directa a estos desafíos.

'Es hora de que estadounidenses y rusos, árabes e israelíes superen los conflictos, y se unan por la ciencia para abordar la crisis climática y las necesidades de seguridad alimentaria', dijo la compañía.
'Todos compartimos el mismo planeta'.

Fuente: Bussines Insider >> lea el artículo original