La vacuna de la Universidad de Oxford y de la empresa AstraZeneca contra la covid-19 se ha convertido en la favorita (al menos entre los especuladores financieros) para ser distribuida a escala mayor.
Si bien ha enfrentado ciertos reveses, propios de cualquier fármaco de estas características y desarrollado para una enfermedad nueva, las expectativas en torno a su efectividad parecen ser positivas.
Esta vacuna se encuentra actualmente en la fase 3 de los ensayos clínicos, lo cual implica un mayor número de personas a quienes se les aplica (de miles a decenas de miles), así como ciertos controles con los cuales se busca comprobar su efectividad.

En dicha etapa, según los responsable de su desarrollo, el fármaco ha logrado producir inmunidad contra el coronavirus SARS-CoV-2 en adultos mayores, sin que provoque efectos secundarios de gran cuidado.

Estos resultados han sido recibidos con entusiasmo porque uno de los puntos más favorables para que una vacuna sea aceptada es que genere una fuerte respuesta inmune especialmente entre la población de mayor riesgo (en este caso, las personas de más de 60 años). La vacuna probó ser efectiva también en jóvenes, pero una buena noticia es que el nivel de reacciones adversas en los adultos mayores fue incluso menor que en los jóvenes. 

Las autoridades señalaron que la vacuna todavía no está lista para ser distribuida, pero se espera que esto pueda suceder durante la primera mitad de 2021.
La Unión Europea ya tiene un contrato con la farmacéutica para distribuir alrededor de trescientos millones de dosis.
Otros países, incluyendo México, también han firmado precontratos.

El profesor Adrian Hill, de la Universidad de Oxford, declaró que es posible que la vacuna sea aprobada antes del fin del año y pueda ser usada por personal médico antes de que se concluyan las pruebas y comience su distribución para la población en general.

Como podía esperarse, luego de estos anuncios las acciones de Astra Zeneca tuvieron resultados al alza en las cotizaciones de este lunes en el mercado financiero mundial.

Existen numerosas vacunas en fases adelantas, incluyendo la del gobierno ruso, pero la vacuna de Oxford goza de mejor reputación y confianza entre la comunidad científica.
Otra vacuna en un proceso similar es la de Pfizer y BioNTech. 

 

También en Pijama Surf: 8 mitos sobre la covid-19 y las posibles razones por las que todavía se cree que son verdaderos

Fuente: Pijama Surf >> lea el artículo original