La empresa aceleró las obras de su primera fábrica europea en Grünheide, en la región de Brandeburgo, limítrofe con Berlín, para empezar a suministrar baterías, motores y vehículos eléctricos para el mercado europeo.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original