Este viernes 16 de octubre se celebra el Día de la Alimentación, un día donde hay que recordar que hay mucha gente que tiene Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

Dichos trastornos se han visto incrementados por las redes sociales, ya que a través de algunos filtros se abusan de los retoques para reducir varios centímetros algunas partes del cuerpo.
Algo que ha afectado a muchos jóvenes.

Según un estudio de la universidad de Aston, en Reino Unido, los usuarios modifican su dieta según los perfiles que siguen en redes sociales.
Otro estudio, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh señala que las personas que pasan más tiempo en redes sociales tienen mayores problemas con su imagen.

La Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB) señala que el 11% de los jóvenes españoles podrían sufrir alguna vez algún trastorno alimentario como la anorexia o buliminia nerviosa.
No obstante, este no es el mayor problema, en redes sociales se están compartiendo cerca de 4 millones de publicaciones con hashtags que incentivan a la anorexia y la bulimia.
Comparten supuestos trucos para adelgazar.
Otro dato que preocupa, es que en Instagram hay 5,8 millones de fotos con la etiqueta #anorexia.

Otro peligro son los supuestos retos que fomentan la delgadez, como el que fue viral hace uno meses como que nuestra cintura sea tan estrecha como una hoja DIN A4.
Supuestos retos que ponen en riesgo la salud de muchos jóvenes.

Por ello, la plataforma Qustodio estudia los síntomas más comunes para que las familias puedan identificar dichos problemas.
Entre ellos se encuentran cuando aumenta su interés por cambiar de aspecto.
Cambian bruscamente su carácter o empiezan a hacer ejercicio de manera excesiva.
Otros ejemplos que demuestran estos problemas pueden ser cuando deciden no comer ciertos alimentos o miran cuantas calorías tiene cada cosa y comenzar a reducir sus comidas.