El Gobierno japonés oficializará próximamente su decisión de expulsar al mar el agua contaminada de la accidentada central nuclear de Fukushima, a pesar de la fuerte oposición local, informaron este viernes (16.10.2020) varios medios nipones.

Actualmente, hay almacenados alrededor de un millón de m³ de agua en unas mil cisternas en el sitio de la central de Fukushima Daiichi. Esa agua procede de la lluvia, del manto subterráneo o de las inyecciones necesarias para enfriar los núcleos de los reactores que entraron en fusión tras el tsunami del 11 de marzo de 2011.

El agua fue filtrada varias veces para eliminar la mayoría de las sustancias radioactivas que contenía, pero no el tritio, que no puede ser eliminado con las técnicas actuales. El tritio es peligroso para la salud humana en dosis altas, según fuentes expertas.

Sin embargo, dentro de poco la capacidad de almacenamiento del agua quedará saturada, por lo que las autoridades japonesas evaluaron varias soluciones en los últimos años. A principios de 2020, equipos expertos contratados por el Gobierno recomendaron tirar el agua al mar, algo que ya se hace en otras instalaciones nucleares en funcionamiento, tanto en Japón como en otras partes del mundo. El Gobierno debería aprobar dicha solución este mes, pero la operación en sí no debería empezar antes de 2022, según varios medios japoneses.

Una gran parte del agua almacenada todavía debe volver a ser filtrada para eliminar otros elementos radioactivos. Pero esta opción, que se habría tomado en detrimento de otras como la evaporación o el almacenamiento a largo plazo, fue muy criticada por personas que se dedican a la pesca y a la agricultura local ya que temen que la imagen de sus productos se degrade todavía más.

La vecina Corea del Sur -que prohíbe la importación de productos marinos de Fukushima- también se declaró preocupada por las posibles consecuencias medioambientales que pueda tener la operación.

ama (afp, Reuters)

  • default

    La larga sombra de Fukushima

    El terremoto de Tohoku y el posterior tsunami

    Fue el peor desastre de la historia de Japón después de la II Guerra Mundial. Hace cuatro años, un terremoto de magnitud 9,3 registrado frente a las costas de la región de Tohoku provocó un tsunami que devastó la costa del noreste de Japón. El resultado: al menos 15.880 fallecidos y 2.694 desaparecidos, además de 6.135 heridos.

  • default

    La larga sombra de Fukushima

    Fuga radioactiva en Fukushima

    El problema es que lo que empezó siendo un desastre natural acabó convirtiéndose en tragedia por culpa de la tecnología. El terremoto provocó un tsunami de 13 metros que arrasó la central nuclear de Fukushima Daiichi. Tras el impacto, los sistemas de refrigeración de la planta fallaron, provocando el sobrecalentamiento de tres reactores y la consiguiente fuga radioactiva.

  • default

    La larga sombra de Fukushima

    Central de Three Mile Island

    El caso de Fukushima no es el primero de la historia. En el año 1979, en la planta nuclear de Three Mile Island, en Middletown, Pensilvania, un fallo en el circuito de la planta provocó una fuga radioactiva. Las bombas de alimentación dejaron de funcionar, provocando la fuga de 120.000 litros de refrigerante del circuito primario. Unas 140.000 personas, entre mujeres y niños, fueron evacuadas.

  • default

    La larga sombra de Fukushima

    El legado de Chernóbil

    Hasta Fukushima, el desastre de Chernóbil fue el peor accidente nuclear de la historia. En 1986, un repentino incremento de potencia en la Unidad 4 de la central de Chernóbil, en Ucrania, destruyó el reactor y liberó una nube radiactiva que se extendió por Rusia y Europa. 335.000 personas fueron evacuadas en un radio de 30 kilómetros y al menos 30 murieron como consecuencia del accidente.

  • Watts Bar Unit 2 power plant in Tennessee

    La larga sombra de Fukushima

    Nueva planta nuclear en EE. UU.

    A la Unidad 2 de la planta Watts Bar en Tennessee se le están dando los últimos retoques, luego de un largo retraso por una baja demanda en la región. Su planta hermana, Watts Bar Unidad 1, se inauguró en 1996 y era, hasta ahora, la central nuclear de apertura más reciente. El país prevé seguir abriendo plantas nucleares, pues las considera una alternativa viable a los combustibles fósiles.

  • Merkel setzt Energie-Reise in Lingen fort

    La larga sombra de Fukushima

    Período de transición en Alemania

    A pesar del fuerte movimiento antinuclear, la coalición de centroderecha de la canciller Angela Merkel trató de retrasar la fecha de eliminación de la energía nuclear de 2022 a 2034. El objetivo de 2022 había sido establecido por su predecesor, Gerhard Schröder, de centroizquierda. Merkel justificó el retraso alegando que se trataba de un período de transición hacia las energías renovables.

  • Wind turbines on German landscape

    La larga sombra de Fukushima

    Merkel reacciona con rapidez

    Después de la catástrofe de Fukushima, el gobierno alemán reaccionó con rapidez y cerró de manera definitiva ocho plantas nucleares. La coalición de Merkel decidió eliminar por completo el uso de la energía atómica hasta el 2022, adoptando la fecha originalmente establecida por Schröder. Ahora, Alemania ha decidido extender el uso de energías renovables en un 80 por ciento para el año 2050.

  • Greenpeace protest at Pincio Terrace in Rome

    La larga sombra de Fukushima

    Italianos confirman la prohibición nuclear

    Al igual que Alemania, Italia también tiene una larga historia de activismo antinuclear. Después del desastre de Chernóbil, los italianos votaron para prohibir la energía nuclear en 1987. Sin embargo, en 2011, el entonces primer ministro, Silvio Berlusconi, trató de reintroducir la energía atómica. En un referéndum, los italianos rechazaron nuevamente el uso de energía nuclear en su país.

  • Hinkley Point nuclear power plant in Somerset, England

    La larga sombra de Fukushima

    El futuro nuclear en Reino Unido

    La coalición conservadora-liberal en Reino Unido también promueve la energía nuclear para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, la planta más reciente desde 1996, Hinkley Point C en Somerset (en la foto), se enfrenta a un proceso legal por el uso de dinero estatal para su construcción. El costo de la planta se calcula en unos 34 mil millones de euros.

  • Survivors of Bhopal protest against Kudankulam nuclear plant

    La larga sombra de Fukushima

    La India amplía el uso de energía atómica

    Nueva Delhi planea cuadruplicar su capacidad nuclear en 2020, abasteciendo así un 25 por ciento de la electricidad en el país. Sin embargo, el plan ha sido fuertemente rechazado. Manifestantes han interrumpido repetidamente los trabajos de construcción de la central nuclear de Kudankulam, parcialmente subsidiada por Rusia. Moscú ha ofrecido construir una docena de reactores nucleares en la India.

  • Workers watch contruction at Changjiang Nuclear Power Plant in Tangxing

    La larga sombra de Fukushima

    China mira más allá del carbón

    Pekín está buscando un aumento más modesto en su capacidad nuclear. La República Popular planea generar un 6% de su electricidad a través de energía atómica para el 2020. Actualmente se encuentra en construcción la central de Changjiang (en la foto), en la provincia de Hainan. La energía nuclear puede reducir, en gran medida, la dependencia de China de las contaminantes plantas de carbón.

  • default

    La larga sombra de Fukushima

    La dependencia de Francia

    El 75% de la electricidad que consume Francia procede de energía nuclear. A pesar de que el presidente Hollande prometió reducir la dependencia atómica del país, sólo se ha anunciado el cierre de una planta, situada en la frontera con Alemania. El resto de las centrales, que suman 20, siguen humeando en el corazón de Europa.

    Autor: Spencer Kimball, Sonya Angelica Diehn


DW recomienda

Fuente: DW >> lea el artículo original