Los muertos en las últimas 24 horas fueron 1.592, el número más alto desde hace dos meses y medio, sobre 60.000 nuevos casos, de acuerdo a los nuevos datos de la Universidad Johns Hopkins.

De acuerdo al diario The New York Times, 21 estados están catalogados por las autoridades como 'zona roja', debido a los aumentos sin precedentes de contagios de coronavirus.

De los 20 países con los mayores brotes de Covid-19, Estados Unidos ocupa el sexto lugar en cuanto a muertes per cápita, con 4,5 fallecimientos por cada 10.000 personas.
Pero las muertes en el país representan el 23% del total mundial (661.456 decesos).

El aumento de 10.000 muertes en 11 días es el más rápido en Estados Unidos desde principios de junio.

Florida reportó un aumento récord de nuevas muertes por coronavirus por segundo día consecutivo el miércoles, con 217 decesos en las últimas 24 horas, según el Departamento de Salud del estado.

El ritmo de las infecciones se aceleró desde que Estados Unidos superó los 100.000 muertos el 27 de mayo.
El epicentro de la epidemia también se desplazó hacia el sur y oeste desde la zona que rodea Nueva York, que sigue siendo por mucho la región con mayor número de muertos, con más de 32.000.

El martes, Arkansas, California, Florida, Montana, Oregon y Texas informaron sobre un aumento récord de muertes por coronavirus.

Las autoridades de salud de California dijeron que los latinos, que componen poco más de un tercio del estado más poblado de Estados Unidos, representan el 56% de las infecciones de Covid-19 y el 46% de las muertes.

Los expertos en salud han estado diciendo durante meses que el brote podría estar bajo control si se siguieran en todas partes las directrices de mantener el distanciamiento social y el uso de barbijos en público.

El Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME), cuyos pronósticos son observados de cerca por los encargados de formular políticas públicas, incluida la Casa Blanca, predijo inicialmente en marzo que la pandemia de coronavirus podría matar a más de 81.000 personas en julio.

En su última declaración el 14 de julio, dijo que su modelo ahora proyecta más de 224.000 muertos en Estados Unidos al 1 de noviembre.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original