Neumólogos advierten de que fumar o vapear en terrazas o parques puede aumentar el riesgo de contagio de coronavirus, tanto para los fumadores como para las personas que se encuentran a su alrededor.

Un dato que se da tras el pase de gran parte de las provincias a la fase 1 de la desescalada donde se permite la apertura de las terrazas de los bares con un aforo del 50%.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) recomienda que durante este periodo de fases de la desescalada los espacios abiertos y cerrados estén libres de humo debido a que mientras se fuma se expulsan 'diminutas gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosa' durante el coronavirus.

Como bien señala el presidente de Separ, Carlos Jiménez Ruiz, al fumar es 'imposible no llevarse la mano a la boca o a la nariz o a la cara, lo cual facilita la entrada del virus en el aparato respiratorio'.
También ha recordado que debido al uso obligatorio de las mascarillas en espacios cerrados y en los abiertos en los que no se cumple con la distancia social de dos metros el hecho de que un fumador se tenga que quitar la mascarilla para realizar dicha acción.
puede provocar que la infecte.

También recuerda que las sustancias tóxicas del tabaco provocan que descienda las defensas en los pulmones facilitando la entrada del coronavirus que a las personas que no fuman.